martes, 1 de junio de 2010

JUNIO 2010. INICIO. Chetumal Qroo. En una humilde marisquería, patrimonio familiar, trabaja Patricia Gómez, quien comparte con Rita, su hermana, la emoción de estar comprometida con el chico al que ella considera el hombre de sus sueños: Flavio Del Junco, quien la sorprende y llena de besos, emocionándola, asegurándole que pronto la llevará a Cancún a conocer a su familia. Patricia solo espera el momento de ser la esposa de Flavio, quien en el fondo no sabe cómo terminar su relación con Patricia.

En Cancún habita la familia Del Junco, que es una de las más prestigiosas de la ciudad debido a su famosa cadena de hoteles, dirigidos por el heredero mayor, Jean Carlo del Junco, quien habla con su madre sobre la situación de Flavio. Apolonia le dice a su hijo que Astrid, la novia de Flavio, está embarazada y que deben convencer a Flavio de casarse con ella, pero Jean Carlo está seguro de que Flavio solo se ha burlado de Astrid, como lo ha hecho con muchas otras.

Astrid Mendizábal es una muchacha vanidosa y consentida, incapaz de sentir ternura por nadie. Habla con su madre, Hortensia, y con su hermana, Elide, acerca de su futura boda con Flavio Del Junco, pues desea que ese evento sea el mejor que se haya visto en Cancún. Elide le recuerda a su hermana que Flavio no es de fiar por lo que no debe ilusionarse con su boda. Astrid estalla en cólera y asegura que Elide simplemente la envidia por ser mejor que ella. Elide le recuerda que si fuera mejor no se hubiese embarazado.

Anselmo, el padre de Patricia y Rita, es un alcohólico atormentado por la viudez y la responsabilidad de cuidar a sus hijas. Se emborracha en una cantina de Tlacotalpan, asegurando que cuando su hija se case con Flavio Del Junco, su vida cambiará. Al llegar a casa discute con Rita, quien le dice que jamás dejará de ser un alcohólico mediocre. Patricia le pide a su padre que recapacite y deje la bebida.

Jean Carlo habla con su confidente y amigo, David Ballesteros, a quien le confiesa estar interesado en matrimoniarse pero no conocer a la mujer que lo llene de la manera en que el desea. David le aconseja que no se cierre a buscar en su medio, pues quizás si busca en otro lado, a otra clase de mujeres menos frívolas, la encontraría.

Flavio discute con Astrid, a quien le dice que debe perder el hijo que espera pues él jamás se casará con ella. Astrid lo maldice y le jura que se casarán aunque eso sea lo último que ella haga.

Patricia sueña con abandonar Chetumal para vivir en la mansión Del Junco. Rita solo se ríe de ella y le hace ver que Flavio solo le está tomando el pelo pues un hombre adinerado como él, jamás pondría los ojos en la hija del dueño de una pescadería de mala muerte. Patricia está segura de que Flavio la ama. Anselmo está de acuerdo con su hija y cree que Flavio les dará una mejor vida.

Elide le asegura a Hortensia que el embarazo de Astrid no es mas que una farsa para atrapar a Flavio. A Hortensia eso no le importa pues solo desea emparentar con la familia Del Junco, asegurando que una mujer se embaraza solo para asegurar un futuro bienestar. Elide no concibe que tanto su madre como Elide sean tan ambiciosas. Acude a la playa y allí conoce a un sensual hombre llamado Eddie.

En la marisquería, Patricia sueña con su boda y el momento en el que se entregue por completo a Flavio, quien nuevamente la sorprende y la lleva a un hotel, en el que la besa apasionadamente y la hace ingerir bebidas alcohólicas. Trata de hacerla suya pero ella reacciona y le asegura que se entregará a él solamente después de su boda. Flavio le insiste y por medio de mentiras la convence por lo que Patricia se entrega a él.

Astrid anuncia su boda con Flavio en los periódicos de Cancún, segura de que así comprometerá al hombre para que se case con ella.

Jean Carlo se entera de que Flavio, su hermano, ha estado metido en grandes aprietos debido a todos sus vicios por lo que habla con Apolonia, a quien le dice que deben limitar a su hermano. Apolonia asegura que Flavio es bueno y David intercede, asegurándole a la mujer que las deudas de Flavio son tremendas y que el muchacho lleva una vida llena de excesos.

Emporio Madrigal es un importante empresario, dueño de muchos casinos clandestinos. Habla con su fiel sirviente, Basilio, a quien le asegura que si Flavio Del Junco no le paga lo que le debe, se cobrará hasta con su propia vida.

Por medio del periódico, Rita se entera de que Flavio está comprometido en Cancún con una mujer de su misma clase. Acude a Patricia y la descubre con él, hablando de su entrega de amor. Al quedar solo Flavio, Rita le pide que la ayude a irse de Chetumal, para siempre El se burla de ella pero Rita, astuta, le muestra el periódico y le asegura que si no la ayuda, entonces le mostrará a Patricia que él le ha estado mintiendo todo el tiempo, aunque sabe que ello implica destrozar las ilusiones de su hermana. Flavio accede y le da dinero a Rita para que calle, prometiéndole que pronto le dará más.

Hortensia y Astrid no están de acuerdo en que Elide sea amiga de Eddie, el cuál es un extranjero al que nadie conoce, sin embargo a Elide eso no le importa ni está dispuesta a que su madre y hermana le arruinen la vida.

En un barrio de Cancún, Lupe trabaja en su taller mecánico, en donde habla con Francisco, un muchacho que se ha vuelto su gran amigo y a veces le ayuda. Hablan sobre el amor y los sueños de Francisco de encontrar a una mujer que lo haga sentirse realmente vivo. Son sorprendidos por la provocativa Caridad, quien le asegura a Francisco que ella puede cambiarle la vida. Se porta cariñosa con él y el le recuerda que muchas veces le ha dicho que jamás llegarán a nada serio por lo que le suplica que no insista. Francisco se marcha y Caridad le pide a Lupe que la ayude a conquistar al muchacho. Lupe le pide a la muchacha que se olvide de él.

Patricia le pide a Rita que le diga de qué habló con Flavio. Rita se niega a decírselo a su hermana, gozando de la impaciencia de Patricia por saber de qué hablaron su hermana y su futuro esposo.

Apolonia felicita a Flavio por su boda con Astrid. Jean Carlo solo le dice a su hermano que en cuanto se case se acabarán sus parrandas y deudas y le avisa que no dispondrá más de la misma cantidad de dinero a la que ha estado acostumbrado. Flavio culpa a Astrid de su situación por lo que la busca y le reclama el haber anunciado la boda en los diarios. Astrid asegura que él se casará con ella aunque se niegue.

Anselmo descubre a Rita contando el dinero que Flavio le dio. Se pregunta de donde pudo haber tomado tanto. Sin que nadie se de cuenta, toma ese dinero y se lo gasta en la cantina. Cuando Rita se da cuenta de que su dinero no está, busca a su padre en la cantina y lo acusa de ladrón. Anselmo abofetea a su hija, quien grita ante todos sentir vergüenza de su padre. Anselmo jura que él no tomó ningún dinero pero Rita no le cree. Ambos discuten hasta llegar a casa donde Patricia los sorprende. Al preguntar Patricia porqué Rita obtuvo dinero de Flavio, ella le dice que Flavio se lo dio para que compraran lo que hiciera falta para su boda. Anselmo entonces se arrepiente de haberlo tomado.

Emporio contacta a Flavio y le asegura que si no le paga tomará represalias. Flavio pide tiempo. Basilio lo interrumpe y le pregunta que hará cuando el momento final llegue. Emporio no lo sabe y  Basilio le aconseja que se case pronto.

DOS SEMANAS DESPUES: Apolonia y Hortensia preparan la despedida de soltera de Astrid, seguras de que serán excelentes consuegras. La celebración se lleva a cabo y Astrid solamente presta atención al costo de los regalos, argumentando que su futuro hijo se merece lo mejor. Elide asegura que de cualquier forma Flavio pareciera no amar a Astrid, frente a algunas invitadas, por  lo que en privado Hortensia le asegura que si vuelve a hacer ese tipo de comentarios, lo lamentará.

Flavio se encuentra demasiado preocupado. Jean Carlo le pregunta qué es lo que le sucede y Flavio no le dice absolutamente nada. Solo le pide que deje de meterse en su vida.

Patricia atiende la marisquería en Chetumal. Un cliente le dice que Cancún estará de fiesta por la boda de Flavio Del Junco y Astrid Mendizábal. Al escuchar el nombre de Flavio, Patricia ve en el periódico las fotografías, la muchacha sale de la marisquería a llorar por la traición del hombre al que ama y cree que lo mejor será ir a buscarlo a Cancún, para que él le de una explicación.

Caridad tiene problemas económicos y se lo confiesa a Lupe, quien le da dinero para ayudarla. Lupe le confiesa a Caridad estar enamorado de ella pero la muchacha lo rechaza asegurando que solo puede amar a Francisco, el cuál la mirará con buenos ojos tarde o temprano.

Rita cuenta todo el dinero que Flavio le ha dado y es sorprendida por Anselmo, quien le pregunta qué es lo que se trae con Flavio. Rita confiesa a su padre que es capaz de todo con tal de irse lejos de él y Patricia, quien lo interrumpe, llorosa, y les cuenta acerca de la boda de Flavio. Rita asegura que ella ya lo sabía pero que Flavio le prohibió rotundamente hablar.

Apolonia le asegura a Flavio que será muy feliz con Astrid y él se sincera asegurando que Astrid no lo ama ni él a ella. Jean Carlo le aconseja a su hermano que se de una oportunidad para enmendar su vida.

Elide se entretiene con Eddie, con quien ha decidido entablar una relación amorosa. Lo lleva a casa y Hortensia lo corre, por lo que Elide tiene un enfrentamiento con su madre.

Patricia, a escondidas de su familia, toma tempranamente un autobús que la transporta a Cancún. Está decidida a hablar con Flavio.

Anselmo ya sabe porqué Rita tiene dinero: por callar las fechorías de Flavio. Se lo hace saber y  Rita se revela nuevamente contra su padre. Buscan a Patricia y no la encuentran.

Lupe le pide a Francisco que le haga caso a Caridad. Francisco sabe que su amigo está enamorado de la muchacha y le asegura que Caridad es ambiciosa y lo utiliza, por lo que no puede ser una buena mujer.

Astrid se encuentra en el altar, feliz, pues se casará con Flavio, quien llega tarde a la iglesia. Estando en el altar los dos, Flavio recibe una llamada de Rita, quien le dice que Patricia se encuentra camino a Cancún, pues ya sabe la verdad. Nervioso, Flavio se casa con Astrid y al salir de la iglesia se encuentra frente a frente con Patricia, a la que ignora por completo. Ella le pide que hablen pero él insiste en no conocerla. Patricia le reclama el haberla engañado y burlarse de ella como lo hizo. Les muestra a todos su vestido de novia, el cuál arroja al suelo, manchándolo con lodo. Todos se encuentran consternados y Astrid le exige a Flavio que le de una explicación y él le suplica a Patricia que se marche y después hablen. Patricia le hace un regalo a Astrid: Le entrega el anillo de compromiso que Flavio una vez le dio. Astrid se sorprende al ver que es idéntico al de ella y sale de la escena lloriqueando. Flavio le asegura a Patricia que se arrepentirá por la vergüenza que le ha hecho pasar y Patricia le jura que es lo menos que se merece por su traición. Flavio se marcha y así también el resto de los invitados. Patricia llora amargamente dentro de la iglesia en donde el hombre que ama se casó con Astrid. Es Jean Carlo quien se acerca a ella y le brinda un pañuelo, preguntándole si en verdad ama a Flavio. Patricia le cuenta su historia de amor y Jean Carlo comprende que su hermano no tiene escrúpulos. Jean Carlo le propone a Patricia su ayuda incondicional. Patricia le pide que la ayude a vengarse completamente de Flavio. Jean Carlo, que descubre que Patricia a pesar de ser humilde es hermosa, le dice que él está dispuesto a casarse con ella.

Rita está angustiada por lo que pueda suceder. Anselmo le pregunta porqué se ha encargado de ser parte de la infelicidad de Patricia y Rita se descara: odia a su hermana por sobre todas las cosas por tener mejor suerte que ella, valiendo muchísimo menos.

Francisco está harto del taller mecánico. Quiere nuevas oportunidades, por lo que cree que Playa del Carmen es una buena opción, aunque él detesta la vida nocturna. Lupe le aconseja que dentro de Cancún busque oportunidades en la industria hotelera.

Emporio se presenta en la fiesta de bodas de Flavio, al que le dice que su tiempo se ha agotado y debe pagarle en ese preciso momento. Flavio no sabe de donde sacar dinero por lo que con engañifas lo obtiene de Apolonia, quien no entiende porqué su hijo gaste tan excesivamente. No toda la cuenta de Flavio está saldada, pero ha pagado la mayoría.

Ni Anselmo ni Rita saben qué es de Patricia, la cuál ha llegado a la mansión Del Junco, donde Jean Carlo la instala. La muchacha se sorprende ante tanto lujo y le pide a Jean Carlo que mejor la deje regresar a Chetumal. Jean Carlo le pide que descanse y le promete que tempranamente él la llevará a su casa.

Flavio se ha emborrachado y Astrid aprovecha para reclamarle el haberla engañado con otra mujer. Flavio le recuerda que nunca la engañó, pues siempre le hizo saber que no la ama. Flavio cree que vivirá en casa de los Mendizábal pero Astrid le exige que la lleve a vivir a la mansión Del Junco.

David le dice a Jean Carlo que lo que hará es una locura, pues no puede casarse con la mujer a la que engañó su hermano pero Jean Carlo le dice que Patricia es la mujer ideal para que él haga su vida.

Caridad visita a Francisco, al que trata de seducir nuevamente. Francisco le asegura que si insiste en querer atraparlo, no serán siquiera amigos y jamás volverá a saber de él. Le pide que le haga caso a Lupe pero Caridad se niega.

Tempranamente Patricia llega a casa y allí Anselmo la recibe con los brazos abiertos. Le promete que venderán la marisquería y se irán muy lejos. Patricia le pide a su papa que no se preocupe más por ella y recoge sus cosas. Rita y Anselmo le preguntan a donde irá y Patricia jura que no descansará hasta hacer pagar a Flavio por lo que le ha hecho por lo que se mudará a Cancún. Rita le pide que la lleve a ella también pero Patricia se niega. Al salir de casa se sube al auto de Jean Carlo. Rita se sorprende y le dice a Anselmo que seguramente patricia está en muy malos pasos. La maldice por creerla con mejor suerte. Anselmo simplemente corre a emborracharse a la cantina pues cree que ha perdido a una de sus hijas.

Elide le dice a Hortensia, quien está preocupada por la situación de Astrid, que en cuanto el falso embarazo sea descubierto, todo se derrumbará. Hortensia está segura de que Astrid es muy inteligente y se las ingeniará.

Rita se pregunta qué será de Patricia en Cancún. Llama al celular de Flavio pero él  no le contesta pues se encuentra en el aeropuerto, destino a Europa, donde pasará muchas lunas de miel al lado de Astrid.

Jean Carlo instala a Patricia en la mansión del Junco. Le da una de las mejores habitaciones y le promete que la convertirá en muy poco tiempo en una mujer elegante y sofisticada. Apolonia los descubre y le pregunta a su hijo qué es lo que hace esa mujer en su casa. Jean Carlo le dice a su madre que Patricia es la mujer con la que muy pronto se casará.

Astrid hace de su luna de miel un caos pues solamente sabe reprochar y discutir con Flavio, quien no deja de pensar en la dulzura de Patricia, a quien está dispuesto a buscar en cuanto vuelva a Cancún.

Jean Carlo le compra a Patricia ropas elegantes, zapatos, accesorios, y le promete que lo que harán será por el bien de todos. Patricia siente miedo pero también valor. Le dice a Jean Carlo que a partir de ahora adoptará el nombre de su madre: Alicia, pues está dispuesta a ser una nueva mujer.

Apolonia no desea contarle a Hortensia lo que Jean Carlo está a punto de hacer, pero si se los dice a Elide y Eddie, quienes consideran que la idea de Jean Carlo de casarse con la mujer a la que su hermano engañó es excelente. Apolonia está preocupada por lo que pueda suceder. Elide y Eddie le prometen que investigarán el pasado de "Alicia".

Francisco busca empleo en los hoteles de la familia Del Junco. David le asegura que no hay ningún empleo para el sin embargo Jean Carlo decide que lo empleará para que cuide de Patricia, pues considera que la muchacha necesita de alguien que le proteja las espaldas.

Rita asegura a Anselmo que Patricia es una mujerzuela que ha decidido vendérsele al mejor postor al saber perdido a Flavio. Anselmo abofetea a su hija y le prohíbe que se vuelva a expresar así de su hermana.

Flavio piensa en Patricia y se da cuenta de que la ama verdaderamente. Llama a Rita para saber de ella y la malvada muchacha le dice que su hermana se ha ido con otro hombre y para siempre de Chetumal.

Jean Carlo se sorprende al ver lo hermosa que luce Patricia al refinarse por lo que le asegura que cualquier hombre en su posición también desearía casarse con ella. Patricia llora y asegura seguir amando desesperadamente a Flavio.

Emporio recibe en casa a Paulina Robledo, quien le dice que ha regresado para estar a sus servicios. Paulina ha estado secretamente enamorada del hombre, quien cree que con la presencia de la mujer, su gran casino incrementará ganancias.


JULIO 2010.Astrid insiste en que Flavio la haga su mujer. Entonces él sospecha que ella no está embarazada y se lo hace saber. Astrid decide decir la verdad y confiesa que el embarazo ha sido una farsa para casarse con él. Entonces Flavio jura que nadie se burla de él y la hace su mujer violentamente, preguntando repetidamente si eso le gusta y si ya está satisfecha. Al terminar, escupe sobre ella.

Hortensia sigue oponiéndose a la relación entre Elide y Eddie, quien habla con ella y le pide que le de una oportunidad. Eddie asegura ser un muchacho de bien y asegura también que en Argentina, de donde es originario, él pertenece a una buena familia. Hortensia decide darle al muchacho la oportunidad.

Jean Carlo presenta a Francisco con Patricia. Francisco se sorprende al ver la belleza de la mujer, quien lo deslumbra. Francisco lleva a la pareja al Gran Casino, donde presenta a la mujer como su prometida. Emporio nota la imponente presencia de la muchacha y también se deslumbra con su belleza. Le dice a Basilio que ha encontrado a su futura esposa y éste le ordena a Paulina que se encargue de investigar quién es esa misteriosa mujer que acompaña a Jean Carlo Del Junco. Paulina se acerca a David, a quien abraza y saluda gentilmente. Ambos charlan por un buen rato mientras Jean carlo y Patricia se pasean por el Gran Casino, deslumbrando a todos, incluso a Eddie y Elide, quienes se impresionan al verla. Elide le ofrece su amistad a Patricia, asegurándole que aunque sea hermana de la esposa de Flavio, es muy diferente.

Astrid se siente destruida. Su luna de miel se ha vuelto un cáos, por lo que llama a su madre para anunciarle su inesperado regreso. Hortensia nota a su hija triste y teme que el matrimonio solo haya sido una precipitada locura.

Patricia le cuenta a Elide como fue su relación con Flavio. Elide descubre que entonces la mujer es victima de las circunstancias y de las bajas pasiones de su cuñado.

Francisco llega a casa y se topa con Caridad, quien le espera completamente desnuda. La viste y saca de su casa por la fuerza y ella con llanto le confiesa no saber qué hacer para que él se fije en ella. Francisco le pide que entienda que entre ellos dos jamás existirá nada. Caridad le jura que se arrepentirá por sus desprecios.

Flavio y Astrid regresan de su luna de miel. Hortensia se da cuenta de que su hija luce desmejorada. Astrid le cuenta a su madre lo infeliz que será su vida al lado de Flavio, el cual no la ama y ya sabe que su embarazo era mentira.

Flavio se presenta en la mansión Del Junco y nota que el comportamiento de Apolonia es extraño. Ella trata de prevenirlo pero el hombre se lleva una enorme sorpresa cuando Jean Carlo le presenta a su futura esposa: “Alicia”. Flavio está seguro de que esa mujer es la Patricia que engañó en Chetumal. Ella le asegura que aunque son idénticas y poseen el mismo cuerpo, no son la misma persona.

Emporio está impresionado por la belleza de “Alicia” y eso altera a Paulina, quien siempre ha estado enamorada de él. Basilio le aconseja a la mujer que haga algo para que Emporio se fije en ella o de lo contrario sufrirá cuando éste se case con otra.

Astrid y Hortensia le cuentan a Apolonia el abuso de Flavio en la luna de miel. Hortensia les cuenta a ellas que Patricia, la novia que Flavio tuvo en Chetumal, se encuentra en su casa, viviendo como la prometida de Jean Carlo. Astrid estalla en cólera, furiosa de que una vendedora de mariscos pueda estar en un puesto social mucho mejor que el de ella.

Jean Carlo le pide a Flavio que no se acerque a su prometida ni por equivocación. Flavio solo maldice a su hermano y le jura que se arrepentirá de haber puesto los ojos en la mujer que él ama.

En la playa, Patricia le pide a Francisco que tenga los ojos bien abiertos porque ahora que Flavio ha regresado la buscará y ella no desea saber de él. Lo invita a nadar con ella y aunque Francisco teme en un principio, termina aceptando. Ambos se entretienen en el mar y repentinamente se abrazan. Se observan amorosamente pero ella es quien pone una barrera y le pide que la lleve a casa.

Astrid se instala en la mansión Del Junco y le advierte a Flavio que si se acerca a “Alicia”, lo lamentará. Flavio le pide el divorcio a Astrid.

Flavio le pide a Jean Carlo que lo ayude económicamente. Jean Carlo se niega y le dice que es suficiente con dejarlo vivir en la mansión al lado de su esposa.

Astrid y Patricia tienen un encuentro en el que Astrid solamente la insulta. Al no conseguir provocaciones por parte de su enemiga, Astrid la abofetea. Es entonces que Patricia la golpea más fuerte y le exige que no se vuelva a meter con ella o de lo contrario le pedirá a su futuro esposo, Jean Carlo, que la eche a la calle como lo que es: Una arrimada.

Apolonia y Hortensia culpan a Flavio del sufrimiento de Astrid. Flavio les da el mejor remedio: Divorciarse, pero Hortensia considera que socialmente eso afectaría a Astrid.

Basilio habla con Emporio sobre los sentimientos de Paulina pero Emporio no tiene más ojos que para “Alicia”.

Jean Carlo le promete a Patricia que en cuanto se casen las cosas cambiarán. Ella teme a que la farsa de su matrimonio solo les traiga amargura pero Jean Carlo confiesa estarse enamorando de ella. Ambos se besan apasionadamente.

Elide les asegura a Hortensia y Astrid que “Alicia” es una buena mujer y que solo fue víctima de las bajas pasiones de Flavio. De cualquier forma los sentimientos de las mujeres hacia la mujer de Jean Carlo no cambian y Astrid solo desea buscar la manera de sacarla de la mansión Del Junco.

Francisco lleva a Patricia a Chetumal y Anselmo se impacta al verla tan cambiada. Ella le pide a su padre que la entregue en el altar el día de su boda. En ese momento aparece Rita, quien se sorprende con la belleza de Francisco, al que queda enganchada. Patricia le pide que también vaya a su boda y Rita le insiste a Anselmo, hasta que éste acepta.

Flavio se embriaga en el Gran Casino y nuevamente pierde, por lo que se vuelve a endeudar. Astrid aparece y le exige que e vayan. Flavio y Haydee tienen un fuerte encuentro en el lugar por lo que ambos son mandados a llamar. Tanto Emporio como Paulina se han dado cuenta de lo sucedido por lo que Emporio le pide a Basilio que le consiga una cita personal con Flavio.

Apolonia le ruega a Jean Carlo que desista de casarse con la ex de su hermano y la saque de sus vidas pero Jean carlo se niega pues está enamorado completamente. Ambos escuchan discutir a Astrid y Flavio por lo que acuden a ellos. Muerto de borracho, Flavio suplica que alejen a Astrid de su vida pues es una mujer insoportable por la que él jamás sentirá nada. Astrid huye a su habitación, en donde llora y llama a su madre para que la consuele. Elide las sorprende y le aconseja a su hermana que se aguante, pues es el precio que debe pagar por su ambición.

Patricia y Francisco pasan la noche en un hotel de Chetumal. Ella siente ansiedad, hambre, y desea salir a cenar por lo que busca a Francisco y encuentra su habitación abierta. Al entrar, husmea, hasta que este, desnudo, la sorprende. La mujer se pone nerviosa. Francisco se acerca a ella y repentinamente la besa. Ella le corresponde.

Pasa el tiempo y los preparativos de la boda entre Patricia y Jean Carlo se acercan. Ella pasa mucho tiempo con Francisco, quien parece haberse enamorado de la muchacha. Flavio también se acerca a la prometida de su hermano pero ella lo rechaza rotundamente. A pesar de ello los celos de Astrid se incrementan y no deja de hacer rabietas, siendo consolada por Hortensia.

Paulina ha hecho buena amistad con Elide, quien le cuenta todo respecto a “Alicia”. Obviamente Paulina se lo comunica a Emporio, quien por su parte sigue haciendo sufrir a Flavio por sus deudas, pues el hombre ahora se ha convertido en un alcohólico adicto al juego, aunque siempre pierde.

Jean Carlo se pasea por la playa con Patricia, a quien jura que siempre amará. Ella le confiesa tener miedo de su matrimonio, pues nota a Flavio muy tranquilo y él mismo amenazó a Jean Carlo, quien cree que su hermano habla más de lo que actúa.

Flavio roba unas joyas de Apolonia, las cuales da como garantía en el casino. Es espiado por Astrid, quien calla y ríe malévolamente pues sabe que puede sacar provecho de la situación.

Rita y Anselmo han vendido la marisquería y se instalan en Cancún, gracias a la insistencia de ella, quien desea vivir en la mansión Del Junco. Patricia los recibe y les dice que no se pueden quedar. Ante la insistencia de Rita, Jean Carlo les asigna una habitación a cada uno.

Apolonia descubre que sus joyas valiosas le hacen falta. Astrid intriga en contra de Patricia, asegurando que seguramente ella las robó. Apolonia interroga a la mujer y esta asegura no haber tomado nada pero Astrid y Hortensia insisten en que sí y que es una ladrona. Patricia llora por la fechoría por la que la inculpan. Jean Carlo defiende a su futura esposa y considera que quizás Flavio tomo esas joyas. Apolonia defiende a Flavio jurando que su hijo es incapaz de robar.

Rita le exige a Patricia que se defienda y no se deje calumniar por sus enemigas pero Patricia está segura de que todo se arreglará y se comprobará su inocencia.

David descubre a Flavio entregando las joyas en el casino y se lo comunica a Jean Carlo, quien a su vez se los hace saber a Apolonia y Astrid.

Francisco le dice a Lupe que el amor que siente por Patricia es muy grande pero que quizás ella jamás le corresponderá, aunque ya haya sido suya. Lupe le aconseja a su amigo que luche por la mujer que ama.

Patricia se encuentra con Emporio, quien le asegura sería un placer tenerla como invitada especial en el casino. Ella le aclara que está comprometida y entonces Emporio le pide que acuda con su prometido.

Apolonia le pide a Flavio que recapacite y deje de hacer tonterías pero Astrid cree que su marido no tiene solución y que todo es debido a la presencia de Patricia en la mansión.

Rita cree que si Patricia lo logró, ella también puede encontrar a un marido millonario. Le pide a Flavio que la ayude y él solamente se burla de ella, asegurándole que jamás dejará de ser una pobre pelada.

Paulina le asegura a Emporio que aunque “Alicia” se casará con Jean Carlo Del Junco, pasa mucho tiempo con su guardaespaldas, Francisco, al cuál trata como a alguien más que un amigo.

Patricia y Francisco se besan en la playa. Él le pide que no se case con Jean Carlo y que ambos huyan, pero Ella está decidida a casarse con un hombre rico para ser respetada y que nunca más la vuelvan a humillar. Francisco se lo ruega y entonces la prometida le promete que romperá su compromiso con Jean Carlo.

Anselmo sufre un accidente que lo deja en coma, en el hospital. Ni Rita ni Patricia tienen el dinero suficiente para cubrir los costosos gastos por lo que Patricia desiste de romper su compromiso con Jean Carlo y le dice a Francisco que se casará, por lo que él tendrá que olvidarse de ella.

TRES SEMANAS DESPUES: Es Francisco quien conduce a Patricia hacia la iglesia. Ella va vestida de novia. Él le pide que recapacite pero ella está dispuesta y convencida: se casará con Jean Carlo.

Flavio le pide a Rita que lo ayude a impedir la boda de Patricia pero Rita se niega pues en el fondo desea formar parte de una familia adinerada. Flavio le promete que le dará mucho dinero y Rita le deja claro que ya no lo necesita, pues Jean Carlo es casi el dueño absoluto de todo lo que la familia posee. Entonces Flavio decide que desaparecerá a su hermano, por lo que ordena a unos malhechores que lo persigan y desaparezcan.

Jean Carlo es perseguido por unos delincuentes y se desvía en una carretera, donde sufre un terrible accidente. El automóvil estalla al poco tempo de impactarse.

Apolonia se siente preocupada pues Jean Carlo no llega a la iglesia y la gente se impacienta. Astrid aprovecha para burlarse de Patricia, a la que dice que afortunadamente Jean Carlo se ha arrepentido en el último momento y ella saldrá de la mansión Del Junco. 
Patricia cae en el juego de Astrid y se marcha de la iglesia, llorosa. Acude a la playa, donde Francisco la alcanza. Patricia le suplica que la deje sola. La muchacha llora amargamente y en ese momento aparece Emporio, con quien ella se desahoga. Emporio le pide que lo acompañe a la iglesia y se case con él.

Astrid y Hortensia celebran el ridículo que Patricia ha hecho ante la sociedad. Elide está segura de que algo malo ha sucedido.

Mientras Patricia, confundida, se casa en la iglesia con Emporio, Apolonia recibe una llamada que la impacta: ¡Jean Carlo está muerto!

Emporio besa a Patricia y le dice cuanto muere por hacerla su mujer. Patricia le pide tiempo y se encierra en su habitación, en la mansión de Emporio Madrigal, donde llora amargamente, confundida.

Rita se sorprende al enterarse de la muerte de Jean carlo. Le dice a Apolonia que Patricia también ha desaparecido. Astrid le pide que ella también se marche pues no tiene nada que hacer en la mansión. Rita se niega. Flavio la apoya y por lo tanto también Apolonia.

Paulina se siente destrozada al enterarse de que Emporio y Patricia se han casado. Se lo comunica a Elide, quien se sorprende también al saber la noticia.

Flavio se pregunta en donde está Patricia. Rita cree que ha vuelto a Chetumal por lo que acuden a buscarla pero no la encuentran. Flavio asegura amar a Patricia y quererla solo para él, ahora que también posee toda la fortuna Del Junco.

Francisco se entera de la boda de Patricia y Emporio pues escucha a Elide hablando con Eddie. Se siente destrozado y cree que Patricia ha jugado con él, sin embargo cree que debe luchar con ella por lo que se presenta en la mansión Madrigal y pide hablar con Emporio, al que le asegura ser el guardaespaldas fiel de Patricia. Emporio decide contratarlo para que cuide de su esposa, aunque ello le parece extraño a Paulina y Basilio.

Apolonia sufre amargamente por la muerte de uno de sus hijos. Flavio le dice que quizás eso fue lo mejor que pudo suceder pues Jean carlo era un amargado sin escrúpulos que solo los manejaba a su antojo. Apolonia abofetea a Flavio y le pide que calle, confesándole que ella hubiese preferido que fuera él el que muriera, si le hubiesen dado a escoger.

Francisco aparece ante Patricia, a la que felicita por su boda. Patricia llora y lo abraza, aferrándose a él. Ambos se besan y son descubiertos por Paulina.

David les dice a Elide y Eddie que él no está convencido del accidente en el que Jean Carlo perdió la vida y asegura que quizás eso fue un asesinato. Nadie sabe quién pudo haber tenido razones para matar a Jean Carlo mas Eddie cree que Flavio pudo hacerlo, si en verdad está enamorado de Patricia.

Paulina pregunta a Patricia si tiene que ver algo con Francisco. Patricia asegura que Francisco, además de un excelente guardaespaldas, también es un gran amigo al que ella aprecia mucho, mientras que Francisco, haciendo amistad con basilio, no oculta su interés por Patricia. Basilio entonces sospecha que Emporio se ha casado con la persona equivocada.

Patricia se estremece al enterarse de que Jean Carlo no llegó a desposarla al altar de la iglesia porque perdió la vida en un accidente.

Pasan los días y Patricia poco a poco se acostumbra a Emporio, quien no deja de llenarla de regalos y cumplidos, aunque ella luce triste, a no ser que hable con Francisco, con quien inicia un pequeño romance en secreto.

Flavio le cuenta a Rita que él se deshizo de Jean carlo sin que nadie sospeche nada y que ahora lo único que desea es encontrar a Patricia para hacerla su esposa. Astrid los interrumpe y abofetea a su marido, al que jura que si él encuentra a Patricia, ella la desaparecerá.

Patricia se niega a ser la mujer de Emporio, quien le suplica que no le pida más tiempo, pues él muere por hacerla suya.

Anselmo se recupera del coma y Rita decide que lo mejor es llevarlo lejos de la mansión Del Junco por lo que ambos se instalan en una vivienda, donde conocen a sus vecinos: Lupe y Leonor, quienes les dan una hermosa bienvenida. Caridad también se presenta.

Astrid no deja de presionar a Flavio por lo que él asegura que tarde o temprano se deshará de ella.

Patricia se pasea por los jardines de la mansión de Emporio y se encuentra con Francisco, a quien le asegura que se arrepiente de haberse casado con un desconocido al que no ama. Los dos se besan y Patricia lleva al hombre a su habitación. Allí los dos hacen el amor.

Anselmo hace amistad con Lupe y Bonifacio, el marido de ésta. Les cuenta sus planes para abrir una marisquería y ellos se le unen pues desean ayudar.

AGOSTO 2010. Paulina le pide a Patricia que escape con Francisco muy lejos y deje que Emporio sea feliz. Emporio interrumpe y le pide a Paulina que deje a su esposa tranquila. Emporio le dice a Patricia que él siempre la protegerá y  que sabrá esperar el momento en que ella desee ser su mujer. Patricia le dice que ese es el momento y se desnuda para su marido, quien se impacta al contemplar la belleza de Patricia.

Astrid se emborracha pues se encuentra desesperada. Al encontrarse la mansión sola, Flavio y Astrid discuten fuertemente y él la golpea fuertemente. Ella le corresponde y le jura que siempre le hará la vida imposible. Flavio la ahoga en la alberca de la mansión, para después preocuparse por lo que hará con el cuerpo. Decide salir de casa no sin antes regar una bebida alcohólica cerca de la alberca. Es Apolonia quien descubre a Astrid en la alberca por lo que llama a sus hijos, quienes creen que Astrid perdió el sentido, alcoholizada, y que por ello cayó a la alberca. Hortensia se impacta terriblemente al enterarse de la noticia.

Emporio se siente feliz por haber poseído a Patricia. Basilio le pide que deje en libertad a la muchacha, la cuál no es feliz a su lado, y que él busque a una mujer que lo ame… como Paulina.

Hortensia y Apolonia comparten su pena, pues ambas han perdido a uno de sus hijos.

Patricia se pasea en la playa con Francisco. Él le pide que lo acompañe a visitar a un amigo. Llegan a visitar a Lupe, cogidos de la mano, y allí se encuentran con Rita, quien no puede creer lo que ve. Se esconde para que Patricia no la vea y le llama por teléfono a Flavio, a quien le dice que ya sabe donde se encuentra su hermana.

Elide y Eddie no entienden porqué precisamente las personas que le han estorbado a Flavio han sido las que han desaparecido.

Caridad se siente celosa al conocer a Patricia, a quien le dice que está enamorada de Francisco, quien le pide a Caridad que no sea indiscreta. Patricia se va del lugar y en la calle se ropa con Flavio, quien le dice que ahora que la ha encontrado, podrán ser felices, los dos. Patricia lo abofetea y lo acusa de la muerte de Jean Carlo.

Caridad llora por el rechazo de Francisco, quien se topa en la vecindad con Rita, la cuál se muestra interesada en él. Francisco la reconoce y entonces decide salir del lugar. Francisco aparece entonces ante Flavio y Patricia y se lleva a la mujer. Flavio jura que la mujer se las pagará, aunque también tenga que matarla, pues a él nadie lo desprecia ni golpea.

Paulina trata de decirle a Emporio que Patricia y Francisco se entienden pero él no quiere escucharla y le asegura que si insiste en hablar mal de su esposa, la echará.

Rita cree que si Patricia se ha casado con alguien mucho más poderoso que Jean carlo, entonces ella debe sacar provecho, por lo que busca a su hermana en la mansión. Allí le informa que Anselmo ha salido del coma y que desean abrir una marisquería. Emporio le da dinero a Rita para que con él abran la dichosa Marisquería, pero Rita se lo guarda para ella.

Elide le cuenta a Hortensia sus sospechas acerca del asesinato de Astrid. Hortensia se horroriza y le pide a su hija que calle pues Flavio sería incapaz de hacerle daño a alguien. Aún así Elide acude a los tribunales a levantar una demanda pero no corre con suerte.

Patricia visita a su padre y allí le pide a Rita que no se vuelva a presentar a pedirle ayuda a Emporio. Rita le dice que ella, Patricia, tiene la obligación de ayudarlos y Patricia asegura que tanto ella como Anselmo aun pueden trabajar por lo que no los ayudará más. En venganza, Rita se presenta ante Emporio y le dice que Patricia es amante de su guardaespaldas. Emporio no le cree y la echa de su casa, asegurando que Patricia es diferente a ella, que no vale nada. Rita se marcha y Emporio recuerda las palabras de Paulina, por lo que teme que estén en lo cierto y Patricia tenga que ver con Francisco.

Francisco y Patricia se besan. Ella le dice que deben decirse adiós pues no desea hacer sufrir a Emporio, el cual ha sido bueno con ella.

Elide enfrenta a Flavio, al que acusa de la muerte de Astrid. Flavio le jura a su ex cuñada que si no deja de meter las narices, puede desaparecer en cualquier momento.

Patricia hace el amor con Emporio y lo llama “Francisco”. Emporio se sorprende pero aún así continúa haciéndole el amor a su mujer, quien teme haber sido descubierta.

Rita y Flavio desean secuestrar a Patricia por lo que tratan de sobornar a Francisco para que les entregue a Patricia pero Francisco se niega a hacerlo y alerta a Paulina y Basilio, a quienes Emporio cuestiona sobre las relaciones entre Francisco y Patricia. Los dos empleados coinciden al decirle que Patricia y Francisco son amantes.

Eddie conoce a la sensual Wendy, quien le cuenta cosas que sabe acerca de Flavio. Eddie considera que Elide debe saberlo por lo que la llama para que se presente ante Wendy, quien les cuenta muchas fechorías.

Apolonia sufre por su soledad. Cree que ha perdido también a Flavio. Aparece Jean Carlo y le dice que ella no ha perdido a ninguno de sus hijos. Apolonia se sorprende al ver a su hijo quien le asegura estar vivo y de vuelta. Le cuenta como lo persiguieron por la carretera para asesinarlo y Apolonia teme que haya sido Flavio, quien se encuentra con Emporio, quien le exige que le pague todo lo que le debe o de lo contrario lo matará. Flavio le asegura a Emporio que le pagará y también habla mal de Patricia. Emporio lo golpea y le recuerda que un caballero jamás se expresa de una mujer como él lo ha hecho.

Patricia visita la nueva marisquería de su padre. Allí Rita la insulta y la acusa injustamente delante de toda la gente. Patricia la abofetea y le asegura que nunca más la volverá a ayudar en nada. Rita le promete que se vengará de ella por haberla ridiculizado. Patricia se marcha con Francisco, con quien se comporta de manera fría a pesar de que él insiste en amarla.

Flavio está dispuesto a fulminar a Patricia para así hacer sufrir a Emporio. Le pide ayuda a Caridad, a quien le jura que si Patricia muere, Francisco será solo para ella. Caridad acepta ayudarlo. Flavio recibe llamada de Rita, quien le dice que tienen una gran oportunidad para eliminar a Patricia.

David se alegra de ver a Jean Carlo vivo y le hace saber que quizás Flavio atentó contra él. Jean Carlo sabe ahora que su hermano es su peor enemigo. Pregunta por Patricia y Pablo le dice que Patricia se ha casado con Emporio Madrigal.

Emporio habla con Patricia y le pide que le diga si lo ama. Patricia es sincera y le dice que no, pero que le está agradecida. Emporio le da el chance de obtener su libertad y Patricia le asegura que desea quedarse con él. Eso hace que Paulina comience a sentir odio hacia la muchacha.

Flavio se porta de manera grosera con su madre, a la que asegura queso no lo obedece, la echará de la mansión. El hombre voltea y se impacta al ver frente a él a Jean Carlo, quien le pregunta si no siente terror de verlo. Flavio lo maldice por no haber muerto y entonces finge felicidad de verlo. Jean Carlo no le cree y le promete que a partir de ahora se cuidará las espaldas. Flavio entonces cree que debe deshacerse de Patricia antes de que Jean Carlo la recupere.

Rita y Caridad hablan sobre el provecho que pueden sacar si ayudan a Flavio, pues es un hombre inmensamente rico.

Paulina no deja de culpar a Patricia por poseer el corazón de Emporio. Patricia le dice a la mujer que, si tanto ama a ese hombre, entonces debió luchar por él. Patricia se retira a la playa, a caminar. Allí es sorprendida por Flavio, quien con pistola en mano la hace subir a un yate, donde la besa. Patricia trata de defenderse pero Flavio es más fuerte.

Paulina sufre por el amor que siente hacia Emporio. Basilio le pide que se olvide de ese amor que solamente la atormenta pero Paulina está dispuesta a hacer que Emporio la ame por lo que jura que encontrará al hijo que una vez Emporio perdió.

Francisco busca a Patricia por todas partes y no la encuentra. Rita se alegra al darse cuenta de que Flavio ya ha cometido lo prometido.

Jean Carlo se presenta ante Emporio, para exigirle la libertad de Patricia. En ese momento Francisco le informa a Emporio que su esposa ha desaparecido.

David hace un paseo en yate y se sorprende al ver el yate de los Del Junco. Decide acercarse y se encuentra con Flavio, quien le dice que Jean Carlo lo ha corrido de la mansión, por lo que pasará tiempo en su yate una temporada.

Eddie pasa mucho tiempo con Wendy mientras Elide lo pierde con Hortensia, quien no deja de lamentar la muerte de Astrid. Hortensia es atendida por el doctor  Ramiro Cisneros, a quien aprecia. Le pide a Elide que se haga novia de él y se olvide del extranjero.

Caridad llama a Emporio y le exige una enorme suma de dinero a cambio de Patricia. Emporio accede a dar esa recompensa.

Patricia busca la manera de escapar del yate pero no puede pues se encuentra amarrada. Llora al creerse muerta si no logra escapar.

Caridad está inundada de paranoia y teme que la policía la descubra. Lupe la nota extraña y le pide que le diga qué sucede. Caridad está dispuesta a hablar pero es sorprendida por Rita, quien la lleva a la marisquería. Allí le exige que no abra la boca pero Caridad ya no quiere ser parte de ningún secuestro pues sabe que Flavio matará a Patricia. Ambas mujeres forcejean y Rita le clava un cuchillo en el pecho a Caridad, arrancándole la vida.

Jean Carlo no sabe en donde pueda encontrarse Patricia. Francisco asegura que Flavio era el único interesado en hacerle daño. Es entonces que David asegura saber en donde se encuentran Flavio y Patricia: ¡El yate! Acuden al lugar y allí Flavio los sorprende con un arma de fuego. Francisco intenta hacer algo y Flavio le dispara. Les ordena a los otros que se amarren entre sí. Al hacerlo, Flavio termina el trabajo. Ahora tiene a cuatro rehenes con él.

Emporio acude a dejar el dinero indicado en el lugar indicado. Rita lo recoge sin sospechar que Paulina la espía y la filma. Al llegar a su marisquería, esconde una parte que no desea entregarle a Flavio. Anselmo la sorprende y le pregunta qué sucede. Rita le dice que Patricia fue secuestrada y se encuentra desaparecida. Anselmo se alarma por su hija.

Herido, Francisco reconoce el cadáver de Caridad en el yate y se impresiona al saberla muerta.

Emporio se preocupa por Patricia pues no sabe nada sobre ella. Decide que deben emboscar a Rita pues solo ella les puede decir en donde se encuentra.

Flavio cree que tarde o temprano en el yate lo pueden encontrar, por lo que lo abandona en medio del mar y huye con Patricia en una pequeña motocicleta acuática. Huye con Patricia a Chetumal, acompañado por Rita, quien le entrega el dinero. Flavio asegura que falta mucho dinero pero Rita jura que ese dinero ha sido todo lo que Emporio le dio. Patricia se conmociona al saber que su hermana está detrás de su secuestro.

Eddie le pide a Elide que se casen. Ramiro aparece buscando a Elide de manera cariñosa, despertando celos en Eddie.

Wendy no deja de pensar en Eddie, pues se ha obsesionado con él y desea hacerlo suyo.

La policía no encuentra nada en la marisquería de Anselmo, quien asegura que Rita es ambiciosa pero incapaz de cometer actos tan crueles como el secuestro de su hermana. Paulina le asegura que Rita es cómplice de Flavio. Lupe informa sobre la desaparición de Caridad, quien había hecho mucha amistad con Rita.

Jean Carlo, Francisco y David buscan la manera de escapar del yate. Francisco se desmaya, pues se está desangrando y cree que no resistirá más.

Flavio se comunica con Emporio y le asegura que si no le entrega más dinero, matará a Patricia.

Rita confiesa a Patricia lamentar haberse vuelto cómplice de Flavio, pero el dinero, su ambición, son más fuertes que sus lazos familiares. Patricia le asegura que su ambición será la que la rinda pues tarde o temprano ella y Flavio pagarán lo que están haciendo.

Paulina ha culminado una investigación y se lleva una gran sorpresa al saber que Francisco es el hijo que Emporio tuvo hace mucho tiempo.

Ramiro le declara su amor a Elide y ambos se besan. Son descubiertos por Eddie, quien se va a los golpes contra Ramiro.

Hortensia discute con Apolonia, a quien dice que Flavio es el culpable de la muerte de Astrid. Apolonia se preocupa por Jean Carlo. Teme por su vida y también por lo que le pueda esperar a Flavio.

Jean Carlo y David se deshacen de las cuerdas que los atan. Desatan a Francisco y arrancan el yate para dirigirse a Cancún nuevamente.

Emporio le promete a Anselmo que encontrará a Patricia. Anselmo lamenta que Rita se haya vuelto cómplice de Flavio. Se presenta ante Apolonia, a quien le  ofrece sus disculpas por lo que su hija hace en complicidad con Flavio.

Eddie decide empezar una relación con Wendy para así vengarse de la traición de Elide.

Aparecen Jean Carlo y David, con Francisco, moribundo en la mansión Del Junco. Apolonia se alegra de saber a su hijo vivo.

Hortensia se alegra cuando Elide le dice que su relación con Eddie terminó hace algunos días y que ahora es novia de Ramiro.

Emporio se entera de la libertad de Francisco y decide ayudarlo. Paulina aún no le dice que ese muchacho en realidad es su hijo.

Anselmo sospecha que Rita pueda estar en la casa que tienen en Chetumal por lo que se dirige a ese lugar sin decirle a nadie. Allí descubre a Patricia atada y trata de salvarla pero es sorprendido por Flavio y Rita, quien forcejea con su padre y lo hiere. Flavio le ordena que lo asesina y Rita lo obedece, por lo que mata a su padre a palos para después quedar perturbada por los hechos, los gritos desgarradores de Patricia y las risas de Flavio. Rita abofetea a Patricia y le dice que todo es su culpa.

Emporio le promete a Francisco que encontrará a Patricia, la mujer que ama.

Jean Carlo cree que debe ir a Chetumal a buscar a Patricia, pues seguramente se encuentra allí con Rita y Flavio. David se le une y ambos acuden a salvar a la muchacha, quien se logra desatar e intenta escapar al escuchar la voz de Jean Carlo. Flavio le dispara, hiriéndola gravemente de bala, para entonces escapar con Rita, quien siente mucho miedo de lo que les pueda suceder.

Patricia es llevada a un hospital donde tanto ella como Jean Carlo y David rinden una declaración en contra de Flavio y Rita. Emporio acude al lugar y le pide a Jean Carlo que se marche, pues Patricia es su esposa. Jean Carlo se marcha del hospital y David le asegura que cuando las cosas se solucionen Patricia regresará con él.

Francisco llora ante Basilio, al que confiesa cuanto ama a Patricia a pesar de que ella sea la esposa de su jefe, Emporio.

Flavio tiene mucho miedo de que la policía lo encuentre y Rita le asegura que tarde o temprano los atraparán. Flavio cree que lo mejor será separarse por lo que abandona a Rita a su suerte.

DIAS DESPUES: Patricia es dada de alta y regresa al lado de Emporio, quien le promete que la hará mucho más feliz que antes. Patricia le pide a Emporio que se divorcien, por lo que Emporio cree que Francisco es el culpable de que Patricia no pueda amarlo. Decide tomar represalias contra el muchacho pero Paulina le confiesa que Francisco es el hijo que perdió hace muchos años. Emporio cree que entonces él deberá sacrificarse por su hijo, pues Basilio le dice que el muchacho está perdidamente enamorado de Patricia y que quizás ella también de él.

Jean Carlo vive atormentado por no tener a la mujer que ama a su lado. Elide y Apolonia lo consuelan y le aseguran que alguna vez encontrará a la mujer que lo ame. Jean Carlo le dice a Elide que ella y Eddie harán lo mismo y que por ello sufrirán.

Francisco habla con Patricia, a la que besa apasionadamente. Patricia parece triste, desencantada. Llora ante él asegurando sentirse mal por lo que ha vivido. Francisco le propone que huyan juntos y Patricia se niega. Emporio aparece le promete que le dará su libertad.

Eddie y Elide se encuentran y hablan sobre sus nuevas relaciones amorosas. Deciden que no son completamente felices con otra pareja por lo que deciden regresar. Ambos se besan fuertemente y terminan sus relaciones con Ramiro y Wendy.

Patricia y Emporio firman su divorcio. Emporio entonces confiesa a Francisco ser su padre y haberlo creído muerto desde hace muchos años. Francisco no sabe cómo reaccionar mas Patricia le aconseja que tome las cosas por el lado bueno y acepte a su padre. Francisco y Emporio se dan un fuerte abrazo.

Rita vaga por las calles de la ciudad de México, donde es reconocida por alguien que da aviso a las autoridades por lo que es detenida y procesada, acusada de violación de la libertad, estafa y asesinato. Es enviada a la cárcel de Chetumal, donde la condenan a 70 años de prisión.

Emporio le pide a Paulina que lo acompañe a Europa, donde hará un último viaje largo. Encantada decide seguirlo y él le promete que desde ahora será su compañera, la única.

Ramiro y Wendy deciden unirse en vista de que tienen en común el haber sido víctimas de la separación de Elide y Eddie.

Patricia ha quedado libre y Francisco desea que vivan juntos. Ella le pide tiempo, pues desea pensar muy bien qué es lo que hará.

Flavio se presenta en la mansión Del Junco para asesinar a Jean Carlo, al que le jura que no volverá a permanecer vivo porque esta vez lo eliminará. Jean carlo y Apolonia le piden a Flavio que recapacite. La policía llega para detener a Flavio, quien al saberse sin escapatoria, decide arrancarse la vida, disparándose en la cabeza y cayendo a la alberca, donde también se ahoga. Apolonia sufre demasiado por la pérdida de su hijo.

David le cuenta a Jean Carlo que Emporio se ha marchado y ha dejado a Patricia en libertad. Jean Carlo le pide a su amada que regrese con él y se casen pero ella no sabe si lo ama a él o si ama a Francisco, por lo que le pide tiempo para decidir qué es lo que hará.

UN AÑO DESPUES: Jean Carlo y Francisco reciben una carta de Patricia cada uno, donde les cuenta lo que ha logrado con el dinero que Emporio le ha dejado, lejos, en una playa recóndita en la que ha permanecido pensando, meditando. Les asegura que no ha dejado de pensar en ellos y que algún día no muy lejano se encontrarán, pues a los dos les debe demasiado y a los dos les debe mucho en la vida. Les agradece el haberla amado y esperado por un año en el que ella ha decidido que, con o sin ellos, la vida sigue, y ella ha decidido seguirla lejos.

Tanto Jean Carlo como Francisco entristecen por la carta de Patricia, pues se dan cuenta de que la han perdido para siempre.

En un lugar recóndito de Aruba, Patricia camina de la mano con un hombre desconocido, perdiéndose entre el mar, la arena, el cielo, el pasado…













FIN


















© CONTIGO O SIN TI DR. 2010
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su copia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 2000 (P) 2010

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario